Last updated: December 6, 2011
Welcome visitor, you are currently not logged in.    Log in »    »

Un cientiico reproduce la Sábana Santa de Turi con técnicas medievales y niega su autenticidad

Luigi Garlaschelli, un científico italiano, afirma haber reproducido con técnicas medievales la Sábana Santa de Turín, y concluye como consecuencia lógica que se trata de un falso sudario de Jesús.

La Sábana Santa que se guarda en Turín es una falsificación realizada en la Edad Media, según la tesis del profesor italiano Luigi Garlaschelli, quien, por primera vez en la historia, reprodujo una copia del Santo Sudario con materiales y técnicas disponibles en el año 1300.
El objetivo del profesor al realizar este experimento era demostrar que el Santo Sudario es falso, que podría haber sido realizado por un artista medieval, y, para sostener su tesis el científico ha hecho las pruebas sólo con las técnicas de la época medieval hasta lograr la copia del lienzo. “Hemos demostrado que pudo haber sido creado utilizado materiales y procedimientos disponibles en la época”, dijo Garlaschelli, que agregó que es probable que la imagen del manto sea obra de un artista medieval.

Para su experimento, el científico siguió el método sugerido por el estudioso estadounidense Joe Nickell en 1938. Finalmente, el equipo de Garlaschelli reprodujo la imagen usando ocre rojo y envejeciendo después el pigmento al calentar el lino en un horno.

El científico, que es docente de Química orgánica en la Universidad de Pavía, expondrá su experimento durante el convenio de celebración de los 20 años de vida del Comité Italiano que certifica los supuestos fenómenos paranormales (CICAP), que tendrá lugar en Abano Terme, norte de Italia, del 9 al 11 de octubre.

La copia de la sábana de lino, cuyo original está conservado en la Catedral de Turín y en la que están impresos en negativo los signos de un cuerpo que fue crucificado y que tendría coincidencias con el de Jesucristo, fue realizada por el científico en tan solo una semana, aunque los experimentos previos hasta descubrir el método exacto utilizado necesitaron meses de pruebas e investigación. Fue ejecutado en la Universidad de Pavía y en el laboratorio de Garlaschelli.

Según Garlaschelli, las razones de la escasa posibilidad de la originalidad de la Sábana Santa son varias: “Una textura no usada en el primer siglo; la manera en la que se cubrió el cadáver, contraria a las costumbres judías del tiempo; el rendimiento artístico del pelo, de los miembros y de las coladuras de la sangre”.

“Se tienen que tomar en consideración también la falta de las deformaciones geométricas, que nos esperaríamos de una huella dejada por un cuerpo humano envuelto sobre un sábana, y sobre todo el hecho que el Santo Sudario apareció en Francia sólo hacia el 1357″, añadió el profesor.

La financiación para sostener el experimento ha salido del mismo CICAP y de la Unión de los Ateos Agnósticos Racionalistas (UAAR) y costó “algunos millares de euros”, ha declarado el científico sin querer especificar la cantidad exacta.

RELIQUIA CATóLICA
El manto de lino con la supuesta imagen de Jesús se guarda en la Catedral de Turín. La famosa reliquia católica, que se conserva en la catedral de Turín, muestra la imagen de un hombre con barba, con signos de haber sido crucificado y con lo que podrían ser hilillos de sangre manando de las heridas en sus muñecas y pies. La reliquia sólo se exhibe ante los fieles en contadas ocasiones, la última fue en 2000.

El manto de lino que supuestamente cubrió a Jesús ha estado rodeado de misterio desde que fue hallada en Francia en el año 1357. La preciada sábana pasó por diversas pruebas, dos de ellas con el carbono catorce (en 1979 y en 1988) que sugirieron que la tela era del siglo XI o XII.

Sin embargo, las dudas sobre la manera en que el lino había quedado impreso no habían logrado despejarse haciendo dudar de la datación del carbono catorce.

Aunque el responsable de este último estudio afirma que su experimento es la prueba de que el Santo Sudario es una falsificación medieval, se declara preparado para que sus hallazgos sean rechazados por los que devotos de la sábana. “Si no quieren creer en las pruebas con carbono catorce realizadas por algunos de los mejores laboratorios del mundo, seguramente no van a creerme a mi”, dijo Garlaschelli.